Marx en Monterrey

La puerta del pequeño auditorio del Museo Metropolitano se abre y entra Karl Marx. Es un domingo cualquiera al declinar la tarde. El personaje viene de la calle, seguramente se apeó del metro en la Estación Zaragoza y caminó por la Macroplaza, esquivando transeúntes, vendedores ambulantes, predicadores, migrantes, hípsters, malabaristas, vagabundos y paseantes despistados. Arriba…