Hartura

Entré a la oficina del señor Director empequeñecido por la constricción de no haber realizado mi trabajo por el que se me pagó. Al abrir la puerta caminé encorvado hasta una de las dos sillas frente a su escritorio. Mi encorvamiento no era sólo señal de mortificación, sino porque el techo en la oficina del…