Limaduras

Las juntaba en un bote de plástico con tapadera porque cada mes venía La Bruja a cambiárselas a mi padre por aceite quemado que, lo sabíamos muy bien, le daban en el taller mecánico de Fito. Prácticamente yo era la dueña del imán y mi trabajo por las mañanas se limitaba a pasarlo entre los…