Pioneros

Mi hijo de 8 años subió al techo y me preguntó qué hacía, la luz iluminaba la tarde con todo su fulgor, los rayos del sol en su rostro lo hacían verse como una pequeña estatua de arena solidificada.   —¿Cuándo mataste a tu primer mecsican, papá? —preguntó con su vocecita frágil y llena de…