¡Que no se nos haga costumbre!

¿Cómo le hacemos? La saturación de sucesos relacionados con crímenes, corrupción, impunidad, pobreza, violencia, convierte la existencia individual en un juego de evasiones: llámesele resignación o decepción, consumismo, estrés, indiferencia o frivolidad, desorganización, etcétera. Pero en esto no estamos solos, no es un “yo y mis circunstancias”. Subsistir en medio de la crisis estructural del capitalismo…