Macron y la marea amarilla

Hace más de diez años, cuando me inscribí, Facebook era el lugar perfecto. Debido a mis estudios en el extranjero, descubrí la plataforma gracias a mis nuevos amigos estadounidenses, años antes de mis compatriotas. Por lo cual tenía tres amigos, no publicaban nada, no publicaba nada, y después de echar un vistazo cada dos meses…