“Pedí tan poco a la vida y ese mismo poco la vida me lo negó. Un haz de parte del sol, un poco de sosiego con un poco de pan […]. Esto mismo me fue negado, como quien niega la limosna no por falta de buena alma, sino por tener que desabrocharse la chaqueta.”

“La monotonía de la vida será para mí como el recuerdo de los amores que no me sucedieron, o de los triunfos que no habían de ser míos.”

Fernando Pessoa – Libro del desasosiego

 

Escribo desde la imagen del hombre sin rostro; desde la trinchera de los soldados que no saltaron al campo, los que prefirieron vislumbrar un segundo más que quedar como héroes. Se muestra la aparente falta de ambiciones, la repetición cotidiana que en conjunto se vuelve un ser amorfo sin dirección. No es tampoco la gran tristeza ni la gran melancolía; se niegan los sentimientos a flor de piel atrapados en la falsa máscara de la introspección. Los grandes sueños se guardan en el rostro apático de la espera eterna.

Sebastián Molina.

 

Sobre el autor.
Sebastian Molina. Estudiante de cinefotografía en el Centro de Capacitación Cinematográfica. Incondicional de los Tigres de Monterrey. (Ig: ok_oknotok)
(Visited 1 times, 1 visits today)
Leave Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

clear formSubmit