Por una manzana 

Entonces a ella le pareció bello aquel árbol que Dios había llamado el árbol del bien y del mal, el árbol del conocimiento, el árbol de la vida, y desprendió la manzana. Al tomarla pensó que sería bueno compartirla con él, con su compañero. Así que acercándose, graciosamente se lo propuso. Él dudó un instante con aire…