De extranjerías

Poemas hay que cantan y que gritan; aun, que vociferan. Hay poemas, también, que son livianos, suaves en su esplendor, poemas de delicado gusto. Y los hay (he aquí el quid, hemos llegado al grano) aquellos que musitan, cuya belleza radica en el decir-a-medias. Así los poemas que aquí se están mostrando (iba a decir…