Levadura en retrospectiva: a dos años

Veinticuatro meses; veinticuatro números. Numeralia básica; sin embargo, al paso de esos días y de esas ediciones ha aparecido el desafío constante de la permanencia. Y, sobre la permanencia, surge en todo momento otro desafío de no menor embestida: la pertinencia.     Levadura ha sido una apuesta por el tiempo dilatado de la reflexión (en lugar del fulgor oportunista del instante). Se ha inventado y reinventado en cada número: sin una línea fija, pero…