El México que no se ve

Tiempo compartido me recordó a mi niñez y a aquellos viajes a pequeñas playas en la costa de Tamaulipas porque no teníamos suficiente dinero para vacacionar en la Isla del Padre o Corpus Christi como muchas otras familias regiomontanas cercanas a mí. El segundo largometraje de Sebastián Hoffman me recuerda también a todo este cliché…