El vicio impune o las tribulaciones del lector en el mundo contemporáneo

Tomo prestada, para escribir estos renglones, la definición que Valery Larbaud daba a la lectura: “el vicio impune”. Me interesa partir de ahí por varios motivos. Primero, debo admitir el acierto de ver a la lectura como un vicio. ¡Vaya tino! De las múltiples acepciones que otorga el diccionario (todas negativas, por supuesto), me quedo con ésta: “Hábito de hacer…